El día que me confirmé y fui padrino de mi padre

0
22

La libertad del Espíritu Santo siempre sorprende. Si no, que se lo digan a los 8 adultos confirmados el pasado sábado 29 de mayo en Salesianos Atocha. Sus padrinos fueron sus propios hijos, que acababan de recibir también la efusión del Paráclito.

A la espera de la reapertura oficial del Santuario de María Auxiliadora, la celebración tuvo lugar en el patio del colegio salesiano. Un espacio simbólico que, además, permitía cumplir con las limitaciones de aforo debido a las medidas preventivas por la pandemia.

38 jóvenes y 8 adultos recibieron el sacramento de la Confirmación. Los padres tuvieron como padrinos a sus propios hijos recién confirmados. Una celebración muy especial de la que fueron testigos medio millar de personas. El Vicario Episcopal de la Vicaría V, Juan Pedro Gutiérrez, presidió la celebración.

Los jóvenes, de entre 19 y 20 años, han seguido el proceso de Itinerario de Educación en la Fe propuesto desde el Centro Juvenil Atocha. Han participado en reuniones, convivencias, oración de los viernes en el CJ y eucaristía los domingos en la parroquia. Los adultos, por su parte, también han formado un grupo en el que han estado acompañados por un animador. “El crecimiento en la fe de los hijos fue testimonio para sus padres”, afirma Iñaki Lete, párroco del Santuario.

La entrada El día que me confirmé y fui padrino de mi padre se publicó primero en Inspectoría Salesiana Santiago el Mayor.