Un camino que llega a su fin para emprender otro: el adiós de nuestros alumnos.

0
2
Salesianos A CoruñaSalesianos A Coruña

Se acerca el verano y el curso llega a su fin, o incluso ya ha terminado para algunos estudiantes de tantos centros salesianos. Para la mayoría supone un descanso antes de pasar al siguiente curso. Para otros, un adiós y el comienzo de una nueva etapa.

Los educadores de las Casas son bien conscientes de ello. Cada año toca despedir a una promoción a la que han acompañado desde el primer momento: un último repaso de todo lo aprendido, el deseo de la mejor de las suertes allá donde vayan, la preocupación por quienes dejan el nido y el orgullo de verlos volar, las puertas de la Casa siempre abiertas para lo que haga falta. Si ‘educar es cosa del corazón’, es inevitable que una parte de éste se vaya con ellas y ellos.

 

GUADALAJARA

El director de Guadalajara, Ernesto Rodríguez, se dirigió a los alumnos de bachillerato que partían del colegio a través de una emotiva carta. Tras una eucaristía de agradecimiento por la experiencia vivida, comenzó aludiendo a los lemas pastorales de este curso: ‘Nos mueve la esperanza’ (aguinaldo del Rector) y ‘Algo nuevo está brotando’ (lema de Santiago el Mayor). Los planteó como objetivos capaces de hacer cada año más asequible y comprensible el ideal de una escuela salesiana.

Con el objetivo de situar la promoción académica, humana y cristiana de los alumnos como la gran apuesta del colegio salesiano, compartía estas palabras:

‘Nos hace felices ver cómo vais cumpliendo etapas en la vida, vuestros logros también son nuestra satisfacción. Os miramos y os decimos con ilusión y con fe: realizad con plenitud vuestra vida. Nuestro sueño de educar y formar hombres y mujeres del futuro se hace realidad en vosotros, nuestra esperanza. Encarnáis nuestros sueños. Comprobarlo nos anima a seguir soñando, es decir, a seguir apostando por esta vocación de educador a la que nos sentimos llamados y que realizamos desde la más pura comprensión de nuestro ser cristiano’.

Concluía felicitando a ‘esos niños que entraron en el colegio y que ya despedimos como hombres y mujeres’, así como agradeciendo la confianza y colaboración a sus familias en todo este proceso.

 

DOSA, MADRID

En el colegio de Santo Domingo Savio en Madrid también se ha celebrado la graduación de los alumnos de segundo curso de bachillerato. Una ceremonia sencilla, guardando la distancia y velando por el cumplimiento de las medidas sanitarias.  Tras la celebración de la eucaristía se repartieron las orlas, se entregó un recuerdo con la imagen de Don Bosco y se disfrutó de un aperitivo al aire libre. Una bonita ceremonia para el recuerdo en la que también se concluyó deseando la mejor de las suertes y recordando que el colegio siempre estará ahí para recibirles con alegría.

 

SOTO DEL REAL

En Salesianos Soto del Real se ha celebrado también la graduación de los alumnos de bachillerato y formación profesional del curso pasado, pues la promoción 2019-2020 no pudo hacerlo en su momento.

A CORUÑA

El colegio San Juan Bosco de A Coruña también celebró la graduación de los 25 alumnos de bachillerato en la iglesia de María Auxiliadora. Acompañados por algunos de sus familiares, los alumnos y educadores recordaron su paso a lo largo de quince años por el centro (desde infantil hasta bachillerato). Los estudiantes aprovecharon la oportunidad para agradecer la formación académica recibida, base fundamental para la etapa que ahora van a comenzar. También agradecieron a sus compañeros y profesores todos y cada uno de los momentos compartidos que les ayudarán, como soñaba Don Bosco a ser “buenos cristianos y honrados ciudadanos”.

‘Vuestro futuro ya es presente, y recordad que esta es vuestra casa, siempre tendréis las puertas abiertas. El lema de este curso es “Algo nuevo está brotando” y para toda la comunidad educativa, vosotros sois parte de esos “brotes verdes” que nos hace estar orgullosos, esa semilla que da fruto. ¡Felicidades!’ – anunciaban desde el colegio.

PIZARRALES, SALAMANCA

En Salesianos Pizarrales los nuevos técnicos superiores se han despedido de la Casa con una sencilla celebración al aire libre. Los estudiantes recibieron en el patio del colegio San José la insignia que les identifica como Antiguos Alumnos Salesianos. Intervinieron el director del centro, un representante de los profesores y otro por parte de los alumnos.

 

 

Concluidas las prácticas profesionales, son numerosos los alumnos que han conseguido un nuevo puesto relacionado con su especialidad. En algunas de las ramas, el 100% de los alumnos graduados ha conseguido establecer su primer contrato laboral tras las prácticas, noticia que llena de orgullo a la institución salmantina.

 

LA ESPERANZA DE VOLVER

Otros centros como Padre Aramburu (Burgos) nos cuentan que se han visto obligados a limitar sus celebraciones desde la pandemia, buscando alternativas como presentaciones genially por curso para despedir a las distintas promociones. Confiemos en que pronto la nueva normalidad nos devuelva la capacidad de celebrar plenamente acontecimientos como estos.

Y como el resto centros, nos sumamos al deseo de un camino próspero para tantas y tantos jóvenes que nos han acompañado estos años. Recemos por que sigan siendo embajadores del carisma salesiano allá donde vayan, ejemplos de buenos cristianos y mejores ciudadanos.

La entrada Un camino que llega a su fin para emprender otro: el adiós de nuestros alumnos. se publicó primero en Inspectoría Salesiana Santiago el Mayor.