Gracias, Zamora

0
76

A finales de octubre del año pasado saltaba a la prensa de Zamora la noticia: “Los salesianos dejan Zamora tras más de 60 años” y, “Los salesianos una vida entregada a los zamoranos”. A primeros de septiembre de este año se cumplirá este anuncio y efectivamente dejaremos Zamora en septiembre.

Muchas han sido las muestras de pesar y de agradecimiento que hemos recibido en estos meses a medida que la noticia era conocida por los zamoranos, sobre todo por parte de aquellos con un mayor contacto e implicación en la obra de los salesianos. “Un recuerdo imborrable para cientos de alumnos de varias generaciones, una destacada labor religiosa y una incansable vocación de servicio a los zamoranos. Este es parte del legado que dejan los Salesianos en Zamora, una ciudad que ahora abandonan tras más de 60 años de servicio a la capital” decía el artículo del periódico.

Por parte de los cinco Salesianos de la comunidad, dos son los sentimientos que se alternan en nuestro ánimo al acercarse la fecha de septiembre y tener que abandonar esta querida ciudad de Zamora: pesar y agradecimiento.

Pesar, porque como seres humanos bien nacidos, nos hemos sentido muy queridos y hemos echado raíces entre tanta buena gente con la que hemos compartido carisma y misión y es doloroso el desarraigarse, aunque forme parte del compromiso de disponibilidad que contrajimos el día que hicimos nuestros votos en la Congregación. Tiene un plus de dolor para la mitad de los miembros de esta comunidad actual que, por ser zamoranos, y por tanto querer mucho a su tierra y a su gente, lo sienten de una manera muy especial.

Agradecimiento, porque son varios los salesianos, hijos de esta tierra, que generosamente formaron, y forman actualmente, parte de la congregación y que con su trabajo y entrega han hecho fecunda las tareas pastorales y educativas en diversos lugares de la geografía española y en el extranjero, en países de misión. Agradecimiento por la respuesta que siempre hemos tenido por parte de los zamoranos a las iniciativas educativas y pastorales que se promovieron desde los salesianos a lo largo de estos 60 años, sobre todo por la gran aceptación de la devoción a María Auxiliadora. De una manera especial a los colaboradores de nuestra parroquia de María Auxiliadora. Gracias a los animadores del Centro Juvenil que hicieron posible la ayuda a niños y jóvenes necesitados de ayuda en sus estudios y en su tiempo libre.

Un gracias muy especial, también, a la Diócesis, obispos y sacerdotes, sobre todo en esta última etapa como parroquia, por el apoyo, comprensión y colaboración que siempre tuvimos a la hora de las tareas pastorales.

Misa de acción de gracias a los zamoranos

Los salesianos llegaron a Zamora en 1953 para encargarse de la gestión de la Universidad Laboral, una labor que desempeñaron durante varias décadas, al que, posteriormente, se añadió el edificio Rey Fernando en la avenida Requejo. En 1980 el Centro pasó a ser tutelado primero por el Ministerio de Cultura y luego por la Junta de Castilla y León. A partir de esa fecha se encargan de la Iglesia de María Auxiliadora como iglesia pública y colaboran con la diócesis en la iglesia de Ntra. Señora de la Natividad y Proyecto Hombre. Posteriormente en 1997 la diócesis erige como parroquia la iglesia de María Auxiliadora que encarga a los salesianos, hasta el día de hoy.

El Centro Juvenil con actividades formativas, lúdicas y de estudio, ha sido una obra muy importante en el compromiso con los niños, adolescentes y jóvenes de Zamora, sobre todo aquellos en riesgo social.La Eucaristía de acción de gracias será el día 29 martes, presidida por Don Fernando Varela Obispo de la diócesis a las 12 de la mañana en la iglesia de María Auxiliadora.

La entrada Gracias, Zamora se publicó primero en Inspectoría Salesiana Santiago el Mayor.