Un barrio agradecido en Errentería (Gipuzkoa)

0
12

El sábado, 16 de octubre, el barrio “Kaputxinos” de Errenteria homenajeó al salesiano Jesús Estíbalez (Txutxi).

 

Alrededor de 200 personas se reunían, en la tarde del sábado 16 de octubre en el gimnasio del colegio público “Cristóbal Gamón”, para celebrar un homenaje a Txutxi, fallecido recientemente. Para decir ¡Gracias, eskerrik asko! por su vida, su cercanía y su sencillez.

El acto consistió en una selección de videos, relatos, testimonios y anécdotas expresando la significatividad de Txutxi para cada uno de los participantes, terminando con un Aurresku. Se contó con la presencia de su hermana y su familia, junto con la alcadesa de Errentería, Aizpea Otaegi Mitxelena y la concejala de educación e igualdad, Itziar Ostolaza Galdós.

 

 

Procura hacerte querer

Cuando los salesianos realizan la profesión perpetua se les regala una cruz con la imagen del buen Pastor con esta inscripción por detrás: “Studia di farte amare”, procura hacerte querer. Nuestro hermano y amigo Txutxi lo ha hecho realidad. Txutxi se ha dejado querer en Errentería, en el barrio de Capuchinos y en la parroquia San Juan Bosco.

Txutxi, contagiaba su entusiasmo y nos complicaba un poco la vida con su insistencia, sus favores y peticiones. Vivió su vida con pasión, con ganas y la gastó al servicio de los demás. Era un apasionado por la vida, porque tenía pasión por Jesús de Nazaret, estaba enamorado de su vida y por Don Bosco.

Su secreto era ese amor agradecido a Jesús que le permitía encontrarse con las personas. El amor que permitía superar las dificultades de cada día y fortalecer su fe y su esperanza. Y ese deseo salesiano de ver lo bueno en las personas, ese deseo de buscar la felicidad en el tiempo y en la eternidad como diría Don Bosco.

“Gracias a todos los que habéis colaborado en la preparación, montaje o simplemente participando con vuestra presencia”.

 

Jesús Estíbalez “Txutxi”

Txutxi nacio el 14 de abril de 1953 en Sendaniano (Álava), cerca de la casa salesiana de Zuazo a la que estuvo muy unida su familia. En la casa de Zuazo de Cuartango hizo sus cinco años de aspirantado hasta que en 1971 fue admitido al Noviciado en Logroño, culminado con la primera profesión el 16 de agosto de 1972. A punto de cumplir los 50 años de entrega al Señor en la vida salesiana, lo celebró en el cielo.

En Guadalajara y Urnieta realiza la etapa del Posnoviciado, donde va consolidando las cualidades humanas y salesianas que le han caracterizado: entusiasmo, entrega, apertura a las relaciones personales, inquietud pastoral; siempre esperanzado, activo, cariñoso …

Después de su tirocinio en Urnieta (1975-78) vive la etapa de Teología en Vitoria, donde recibe la ordenación sacerdotal el 3 de mayo de 1981.

Las casas de Urnieta, Barakaldo, Burgos, Santander, Errentería e lntxaurrondo han podido gozar de su entrega salesiana, con encomiendas variadas: acción escolar, entrega parroquial, animación del deporte, animación vocacional, Delegado lnspectorial de Familia Salesiana.

En todas esas facetas que ha desempeñado en la vida salesiana ha dejado huella en muchas personas y comunidades que le recuerdan con aprecio y gratitud.

Siempre le recordaremos con buen ánimo, animando a los demás, con su sonrisa y ojos atentos a quien estaba junto a él, con su palabra optimista y propositiva. En este tiempo necesitado de esperanza, Txutxi nos deja el gran testimonio de un salesiano lleno de esperanza y comunicador de esperanza y #ApasionadoXlaVida.

La entrada Un barrio agradecido en Errentería (Gipuzkoa) se publicó primero en Inspectoría Salesiana Santiago el Mayor.